jueves, 5 de junio de 2014

CONSUMIR SÍ, PERO RESPONSABLEMENTE

Hay una actividad cotidiana, que hacemos todos los días, a través de la que podemos incidir todas y todos en el cambio de esta realidad que no nos gusta cómo es. Estamos hablando del consumo.

Las decisiones de consumo que tomemos tienen importantes repercusiones sobre los recursos naturales del planeta, sobre la contaminación, sobre las condiciones de trabajo, sobre la distribución de la riqueza, sobre nuestra propia salud, … en definitiva, sobre los problemas ecológicos y sociales. Aunque no nos lo creamos con nuestra forma de consumir podemos influir en la marcha de la economía y del mundo de una forma directa.

Mediante este artículo queremos invitar a un consumo consciente y responsable, orientado al fomento de actividades satisfactorias para la naturaleza y las ser personas. Pero ¿qué es el consumo responsable?.

 El concepto de Consumo Responsable se caracteriza por ser:

1.-Un Consumo Ético, en el que se introduzcan valores a la hora de consumir o de optar por un producto como la austeridad un valor en relación con la reducción para hacer frente al crecimiento económico desenfrenado y al consumismo como forma de alcanzar el bienestar y la felicidad.

2.-Un Consumo Ecológico, que incluye, por este orden, las famosas "erres" del movimiento ecologista: Reducir, Reutilizar y Reciclar, pero en el que también se incluyen elementos tan imprescindibles como la agricultura y ganadería ecológicas, la opción por la producción artesana, el comercio de proximidad, etc.

3.-Un Consumo Social o Solidario, en el que entraría también el Comercio Justo, es decir, el consumo en lo que se refiere a las relaciones sociales y condiciones laborales en las que se ha elaborado un producto o producido un servicio. Se trata de pagar lo justo por el trabajo realizado, tanto a gentes de otros países como a las más cercanas, en nuestro ámbito local; se trata de eliminar la discriminación, ya sea a causa del color de la piel o por diferente origen, o por razón de género o religión; se trata de potenciar alternativas sociales y de integración y de procurar un nuevo orden económico internacional.

¿Cómo podemos practicar un consumo responsable?. Las posibilidades son inmensas, empezando por consumir sólo lo que necesitamos a todos los niveles, desde la energía hasta productos alimenticios. Un segundo paso sería preguntarnos dónde consumimos. La Asociación Vecinal “Los Comuneros” siempre hemos apostado por fomentar el consumo en los establecimientos del barrio, en los pequeños comercios y negocios. Otro interrogante es qué productos consumimos (de dónde procede, en qué condiciones se han producido, …), y en este sentido deberíamos apostar por los productos de proximidad, los producidos lo más cerca de nosotros.

UNA TIENDA PARA EL CONSUMO RESPONSABLE CERCA DE NOSOTROS

Cerca de nuestro barrio, en Girón, disponemos de un establecimiento al que podemos acudir para hacer un consumo responsable. Se trata de la tienda de la sociedad cooperativa de consumo ecológico ECOGERMEN.

Está situada en la plaza Elíptica 15 bis. Allí podemos encontrar productos ecológicos y procedentes del comercio justo: frutas y verduras, conservas, lácteos, panadería, aceite, legumbres, … pero también cosmética, calzado, limpieza, … Productos para el día a día. Pero también encontraremos un trato humano y personal por parte de quien allí está trabajando. Buena parte de estos productos proceden de productores cercanos (agricultores y ganaderos de nuestra provincia o limítrofes, pequeñas empresas familiares y cooperativas de producción de nuestra región, …). Cualquier duda sobre la procedencia de un producto sin duda nos la aclararán inmediatamente.

Anímate a ir a conocer esta tienda y la cooperativa Ecogermen en la que puedes participar no sólo como cliente sino que también puedes ser socio. En la tienda te explican también que implicaciones tiene esto.

Además, Ecogermen no es simplemente un lugar donde comprar o acceder a buenos productos, sino que representa otra forma de entender la economía y es una herramienta para hacerla realidad: la economía alternativa y solidaria.

LA ECONOMÍA ALTERNATIVA Y SOLIDARIA

 La economía solidaria, es un enfoque de la actividad económica que tiene en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable, como referencia prioritaria, por encima de otros intereses.

La economía solidaria en sus formas más diversas es una manera de vivir que abarca la integralidad de las personas y designa la subordinación de la economía a su verdadera finalidad: proveer de manera sostenible las bases materiales para el desarrollo personal, social y ambiental del ser humano.

La economía solidaria, en el marco de la tradición de la economía social, pretende incorporar a la gestión de la actividad económica, los valores universales que deben regir la sociedad y las relaciones entre toda la ciudadanía: equidad, justicia, fraternidad económica, solidaridad social y democracia directa. Y en tanto que una nueva forma de producir, de consumir y de distribuir, se propone como una alternativa viable y sostenible para la satisfacción de las necesidades individuales y globales y aspira a consolidarse como un instrumento de transformación social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario