sábado, 29 de junio de 2013

PREGÓN DE LAS FIESTAS 2013

Autoridades, vecinos, vecinas, amigos y amigas:

Es un honor para mí estar hoy aquí, entre todos vosotros, en el pregón inaugural de vuestras fiestas del Barrio de la Victoria. Honor que se convierte en una gran ilusión, satisfacción, y por supuesto, en una enorme responsabilidad. Sólo espero estar a la altura de los anteriores pregoneros que han tenido las fiestas del Barrio. Gracias de antemano, por la confianza depositada en mí.

Él único mérito por mi parte, que justifica mi presencia en esta plaza y ante este micrófono, es mi gran pasión por el medio rural y el asociacionismo, vínculos, por los que me siento unida a vuestro barrio, al que si me lo permitís, también considero un poquito mío, ya que vivo muy cerca y es aquí donde realizo mis compras, gestiones y… donde acudo con mis hijos a diferentes actividades.

Soy de Torrelobatón, pueblo que muchos de vosotros conoceréis, ya que un gran número de los que vivís en este barrio procedéis también de las comarcas del Hornija, de Torozos o de Tierra de Campos, por lo compartimos, más o menos la misma historia y amamos nuestras raíces, que son las que nos identifican allá donde vayamos. Esta pasión mía por el medio rural, me llevó, con tan sólo 16 años, a convertirme en pregonera y cronista desde las páginas de El Norte de Castilla, dando a conocer los principales acontecimientos de mi pueblo y de los pueblos del Hornija.

Os confieso que en mi inmediata aceptación a la amable invitación de La Asociación de vecinos Los Comuneros para la realización del pregón, lo que más tuve presente fue vuestro rico patrimonio social y personal. En el barrio tenéis un extenso patrimonio histórico, arquitectónico y natural, pero… yo hoy quiero destacar otro tipo de potencial. El más importante que tiene el barrio. El potencial humano.

Vosotros, los que hoy estáis aquí sois La Victoria. La que se divierte en las fiestas, la que pasea por sus calles, la que comparte charlas a la puerta de sus parroquias, la que se relaja con un plácido paseo por el Canal o por la Plaza de San Bartolomé. La que comparte actividades en el centro cívico o una tarde de merienda en Fuente el Sol.

Todos vosotros sois un ejemplo de solidaridad, tolerancia, esfuerzo y trabajo en equipo.

El vuestro, es un barrio lleno de personas entregadas, que trabajan para lograr un objetivo común. Son muchas las personas anónimas que cada día luchan para que la Victoria funcione mejor y la vida en el barrio sea cada día más agradable y cómoda.

La Victoria es un barrio de agradable convivencia, muy unido y lleno de vida gracias a que los que lo habitáis, derrocháis cada día, sacrificio y generosidad a raudales. Por eso, para todos vosotros, mi admiración y respeto. Un buen ejemplo de ello, es la Asociación que hoy nos ha convocado, Los Comuneros, que lleva 36 años en activo, y la gente que la forman, un grupo de personas involucradas, que se mueven y se preocupan por sus vecinos y que intentan evitar que el barrio caiga en la pasividad y en la monotonía.

Por supuesto… lo mismo ocurre con el resto de asociaciones y colectivos, no me gustaría olvidarme de ninguna, y si lo hago, os ruego, sepáis disculpadme.

Tenéis el consejo Social “La Victoria-la Overuela”, un órgano de participación y gestión de programas de acción social, integrado por asociaciones de diversa índole; La Asociación la Amistad, la agrupación de Amas de Casa Nuestra Señora de la Victoria. La Asociación Cultural La victoria, Los clubes deportivos de fútbol, judo y Gimnasia Rítmica, el grupo scout, La Barcaza, el Banco del tiempo, Juegos autóctonos, la asociación musical y los AMPAS. Todas ellas participarán en la interesante Feria de Asociaciones que tendrá lugar el próximo domingo en esta misma plaza. Animaos a conocerlas!

Cada pequeña actividad que se desarrolla en estos colectivos, supone un gran reto y un enorme esfuerzo. Valorad esa implicación y a la gente que dedica su tiempo para trabajar por los demás. Participad de esas actividades y si podéis, involucraros en la organización de las mismas. Yo he estado al frente de una asociación 10 años y os animo a que los que todavía no participáis del asociacionismo de vuestro barrio, lo hagáis. Recibiréis a cambio mucho más de lo que esperáis. Formar parte de una asociación, nos sirve para hacernos más solidarios, a mejorarnos como personas, a asumir nuevos retos y proyectos. La labor que todas las asociaciones hacen en este barrio, ya resulta imprescindible.

El pasado mes de mayo, El Norte de Castilla recogía en un especial sobre barrio de la Victoria, la noticia de que los diferentes colectivos claman la construcción de un nuevo centro cívico, que es una de vuestras necesidades más acuciantes. Eso demuestra vuestras grandes inquietudes. Estoy segura de que lo conseguiréis, gracias a la unión y solidaridad que en sobradas ocasiones ha demostrado tener esta comunidad, y de las que debéis sentiros orgullosos. Esas cualidades son las os hace grandes.

Pero este es un pregón de fiestas, hablemos también de ellas, ya que gracias a estos días festivos, las calles brillan con luz propia. Las fiestas sirven para el encuentro, para la alegría, y por qué no… también a veces para la nostalgia. Pero sobre todo son fechas en las que cada año renovamos nuestras ilusiones.

Muchas gracias por hacerme un hueco entre vosotros. Yo, no soy vecina del barrio, por ello, no puedo aportar recuerdos, ni nostalgias, pero si ilusiones y alegría, la de estar hoy aquí, delante de todos vosotros para dar el pistoletazo de salida a estos días festivos.

Si todo lo dicho eran motivos más que suficientes para venir a La Victoria a pregonar, queda uno más, el más gratificante: estar entre vosotros, disfrutando de vuestra fiesta, de vuestra gran compañía y amable bienvenida.

¡Vecinos y vecinas de La Victoria! divertíos todo lo que podáis en armonía y compañía de vuestros allegados. Disfrutad cada instante, vivid estas fiestas todo lo intensamente que podáis. Sentíos orgullosos de vuestro barrio, de vuestras raíces, de vuestra historia y de vuestra gente, porque sois grandes.

Alejad las penas del día a día y recibid con los brazos abiertos a vuestros amigos a los que hace tiempo que no veis.

Así pues, queda cumplido mi encargo. Sólo me queda daros las gracias.
• Gracias por vuestra hospitalidad y por hacer que este momento se convierta en uno de los más intensos de mi vida. No siempre tiene una la oportunidad de ser pregonera.
• Gracias por vuestra amable atención y por dejar que manifieste mi admiración por vuestro barrio. Sólo me queda desearos con toda sinceridad, unas merecidas y felices fiestas.

Quedan inauguradas las fiestas del Barrio de la Victoria.

¡Muchas gracias!

Laura Negro Luengo
Corresponsal de El Norte de Castilla en el Valle del Hornija

No hay comentarios:

Publicar un comentario